Desafío De Personalidad

 -Lista?
   -Lista. Listo?
   -Listo. Para sorprenderme. Bueno, si es que eres capaz, que lo dudo.
   -Riendote te sales del papel, idiota.
   -Espera, que me toca a mi primero. Te diré que, por la curva de tus ojos, no has pegado ojo esta noche. Y la expresión de tu cara me dice que esto te encanta, y que no vas a ceder. Sé que si ahora me respondieras algo, te limitarías a negar con una sonrisa de lado.  Te tocas la cintura con los dedos, lo que quiere decir que te estás poniendo nerviosa, y te muerdes el labio inferior porque te mueres de ganas de gritarme a la cara, aunque si lo hicieras tendrías que ponerte de puntillas para estar a mi altura, cosa que no harías porque sabes que quedaría mal, y en su lugar elevarías el tono de voz poco a poco, y si no te logro convencer a tiempo, me pegarías en el pecho, pero solo un par de veces, porque sino parecerías una niña pequeña. Ahora, sal de tu asombro y llevame la contraria. 

-En mi defensa diré que la curva de mis ojos es así a propósito, pero tu no te quedas atrás. Deduzco que te levantaste con diez minutos de margen, lo que explica que tu raya del pelo no esté perfecta, como de costumbre. Y tu vestimenta de hoy es el mismo estilo de siempre; pantalones negros, largos y ceñidos, siempre con bolsillos, una camiseta básica con un bolsillo en un lado cerca del pecho y una cazadora azul, no muy bien combinada, pero que te favorece mucho. Ah! Y ese penetrante olor a colonia-desodorante, en una cantidad excesiva, pero que huele muy bien. Normalmente te pasas la mañana con ambas manos en los bolsillos, aparentando normalidad y tranquilidad, factores que no sientes mucho, pues tienes las uñas mordidas casi del todo, y curvas los ojos, como un signo de concentración. Tu mirada dice mucho de ti, desafiante. Pero ya tienes a tu grupo que lo confirma siguiendote a todas partes. Añado lo nervioso que te pones cuando te tocan un tema, aunque al final acabas riendote, lo que supongo que será una táctica para disimular. Y en estas dos semanas pude comprobar que solo meriendas un bebible, siempre el mismo, y un bocadillo que compras en la cafetería, de bacon con queso. Y por último, intentas esquivar charlas con los profesores saliendo de clase siempre de primero. Aquí lo dejo, y cuidado, que se te cae la baba.

 

rivalidad lenguaje corporal

  • No hay puntuaciones ¡sé el primero añadir una!